Seleccionar página

Illa d’en Colom

La isla más grande de Menorca

La Illa d’en Colom se encuentra a tan solo 200 metros de la costa norte de Menorca, pero esa separación es suficiente para convertirla en un refugio al que sólo es posible acceder desde el mar, lo que la convierte en un lugar apartado y tranquilo en el que disfrutar de unas horas de calma alejados del bullicio que predomina en otras zonas de la isla menorquina durante los meses estivales.

El pequeño islote se sitúa al nordeste del pintoresco pueblo de Es Grau, y cuenta con dos playas vírgenes en su costa oeste: Arenal d’en Moro y la playa de Els Tamarells en las que destaca su fina arena (que nada tiene que ver con la habitual de las playas del norte) y su biodiverdad. Ambas se encuentran protegidas de los fuertes vientos de tramontana.

En la zona sur, de escasa profundidad, hay pequeñas rocas que pueden resultar peligrosas si se intenta realizar una aproximación en barco a la costa. Su punta suroeste recibe el nombre de Punta Des Macs, mientras que la sureste se conoce como Bóu I Sa Vaca.

La cara este de la isla, es de carácter rocoso, con altos acantilados y en ella encontramos el Cao de Llevant, mientras al norte se localiza el Cap Mestral. Ambos se unen en una pequeña entrada de mar conocida como Sa Mitjalluna.

En las 59 hectáreas de terreno que conforman esta isla (y que la convierten en la más grande de Menorca), encontramos uno de los lugares más vírgenes de toda Menorca y también uno de los más protegidos. Enmarcada por el parque natural de la Albufera d’es Grau (cuyas más de cinco mil hectáreas fueron declaradas Reserva de la Biosfera en 1993 por la UNESCO), este lugar ofrece una increíble y variada muestra de la fauna y flora de la isla menorquina.

Desde su vegetación (mayoritariamente de Tamarindo y Ullastre), hasta sus fondos marinos que albergan amplias praderas de posidonia (donde podemos apreciar los pequeños arrecifes que se forman en algunas zonas y los organismos que habitan sus aguas como esponjas o anémonas), Illa d’en Colom ofrece paisajes con un sinfín de colores y texturas.

Una experiencia sin igual para quienes disfrutan de los deportes acuáticos como el snorkel y el submarinismo y un paisaje inigualable para los amantes de la naturaleza en general.

 

Una propiedad que estuvo 30 años en venta

Illa d’en Colom fue, en origen, una isla empleada como lazareto. Es decir, al igual que ocurría con la isla de Llatzaret, fue empleada como recinto sanitario para la puesta en cuarentena de los marineros que estaban bajo sospecha de ser portadores de enfermedades contagiosas.

No obstante, se convirtió después en una propiedad privada (papel que conserva en la actualidad). Como parte de la misma, encontramos una pequeña finca y una casa de veraneo de unos 100 metros cuadrados construida en el siglo XVIII. Pero también una cabaña de madera de 135 metros que, curiosamente, forma parte de la reserva de la Albufera y que, por tanto, está protegida por su misma legislación y no puede modificarse ni reformarse.

Este lugar fue adquirido por Antonio Roca Várez en 1904, quien se hizo con la propiedad por 7.850 pesetas. Casi un siglo después, en el año 2016, intentó venderse por más de 5 millones de euros aunque, finalmente, la finca no logró ser vendida hasta el 2018, cuando el empresario Victor Madera la compró por la friolera de 3’7 millones.

 

Las lagartijas de Colom: el símbolo menorquín por excelencia

Si habéis visitado las tiendas de souvenirs de Menorca, habréis comprobado que es habitual ver una lagartija dibujada en el sinfín de objetos que se exponen en sus tiendas.

La conocido como “lagartija baleárica” (o Podarcis Lilfordi Baleárica) es una especie de reptil que poblaba, en la antigüedad, las islas baleares. Con el paso del tiempo y, especialmente como consecuencia de la introducción de otras especies depredadores por parte de los romanos, su población se vio considerablemente reducida llegando incluso a desaparecer de las islas mayores donde antaño era habitual encontrarlas.

En la actualidad, sólo es posible encontrar pequeños grupos aislados de este reptil en algunos puntos de las islas, especialmente en los islotes y zonas más apartadas (donde el impacto provocado por la huella humana es menor).

Illa d’en Colom es uno de esos lugares privilegiados en los que aún se conserva el reducto de una población de estas curiosas lagartijas que antaño fueron pobladoras habituales de todas las Islas Baleares.

Nombre: Illa d’en Colom

Situación: Zona Norte I (39º57.741’N 4º16.404’E)

Distancia desde Mahón: 10’7 MN ; 9’8 km

Tiempo desde Mahón: 55 min en barco (velocidad media: 15 nudos); 13 min en coche

Tipo de playa: Arena

Fondeo con barco: Arena y alga. Poca profundidad y protegido. Con restricciones. Debe entrarse rodeando la isla por el N, ya que su entrada S, la más cercana a Es Grau, es peligrosa por una gran zona de 40 cm de profundidad. Buena protección excepto N. Bajos al E y NE de la isla, dar margen. Debe fondearse fuera del área restringida por la protección de la posidonia.

Peligro acceso con barco: Medio. Zona de baja profundidad en su entrada sur.

Posidonia:

Gasolinera para barcos más cercana: 9’5 MN ; Puerto de Mahón

 

SERVICIOS

SIN SERVICIOS

Illa d’en Colom en Menorca, ¿cómo llegar?

Para acceder a la Isla d’en Colom es necesario atravesar el mar, por lo que es imposible llegar a ella exclusivamente en coche o a pie. No obstante, sí que podemos aproximarnos a ella llegando hasta Es Grau por carretera.

En este sentido podemos llegar hasta él en transporte público, cogiendo la línea de autobús 23 (que sale desde la estación de Mahón y efectúa parada en Es Grau), o bien podemos ir en coche o moto cogiendo la Me-7 desde Mahón y desviándonos en cuanto sea posible por la Me-5 en dirección Es Grau.

Si lo que preferimos es disfrutar de una ruta al aire libre, podemos llegar hasta este pueblo siguiendo el Camí de Cavalls (en bici o a pie). Partiendo de Mahón, el tiempo estimado de recorrido es de unas 3 horas, durante las cuales recorreremos Sa Mesquida (con su preciosa playa y la torre de defensa del siglo XVIII que la preside) y nos dirigiremos hacia la playa de piedras de Binillautí, cuyo camino nos ofrecerás unas vistas inolvidables de esta parte de la costa menorquina. Desde aquí, continuaremos hasta encontrar la Carretera de Es Grau que nos llevará directos a la entrada de la albufera.

Una vez estemos en Es Grau, podremos cruzar a la Illa d’en Colom de diferentes maneras.

Sin ir más lejos, podemos llegar nadando, en cuyo caso siempre deberemos hacerlo con una boya que señalice nuestra posición y, de ser posible, evitaremos el Baix d’es Pas pues, aunque siguiendo este camino sólo estamos a 200 metros de distancia de la isla, las numerosas embarcaciones que navegan por esta zona la convierten en una opción poco aconsejable.

También podemos hacer el recorrido en kayak que es, probablemente, una de las opciones más sencillas, baratas y también una de las más divertidas. Hay muchas empresas disponibles para su alquiler y es increíblemente fácil llegar hasta la isla desplázandote en uno de ellos.

La Illa d’en Colom se encuentra sólo a 1’5 km desde Es Grau (y es visible desde este punto, por lo que es muy difícil perderse en el recorrido). Esta ruta es de unos 20 minutos en kayak hasta llegar a Cala Els Tamarells, y 5 minutos más si queremos visitar su siguiente playa (Arenal d’en Moro).

El barco es, sin duda, la opción más cómoda ya que, si decidimos alquilar una embarcación, esta nos permitirá salir desde el puerto de origen y llegar directamente al islote sin necesidad de paradas o cambios de medio de transporte. En cualquier caso, si lo preferimos, también existe un barco-taxi disponible que realiza viajes continuos desde Es Grau hacia la isla.

Servicios cerca de Cala Mitjana

NO HAY SERVICIOS CERCANOS*

No existen servicios en la propia isla, pero si venimos desde Es Grau dispondremos de todas sus comodidades: alquiler de kayak, restaurantes y opciones de alojamiento.

*Los consideramos “cercanos” si se encuentran en un radio de 250-300 m aprox.

¿Qué hacer en la Illa d’en Colom?

En esta isla, apartada de la civilización, y convertida en residencia privada de su privilegiado propietario, no existen servicios disponibles.

No obstante, su proximidad a Es Grau hace que podamos disfrutar de todas las comodidades que este pequeño pueblo ofrece y, a la vez, programar divertidas actividades que sí podremos realizar en el encantador islote.

Por supuesto, disfrutar de sus playas vírgenes es uno de los mayores atractivos que ofrece Colom, pero para llegar hasta allí, deberemos planear nuestra travesía.

Una de las opciones más habituales (y también de las más atractivas) para aquellos que deseen visitar la isla, es programar una excursión en kayak, lo que nos permitirá disfrutar de un plan diferente y muy divertido, apto para todos los públicos.

El recorrido en kayak hasta la isla es muy sencillo pues, desde Es Grau, es posible divisar sus costas (por lo que las posibilidades de desorientarse en el trayecto son ínfimas, sino nulas). El trayecto desde Es Grau es de unos 20 minutos y supone recorrer 1’5 km hasta llegar a la playa más cercana (playa Els Tamarells) y 5 mins más si queremos llegar hasta Arenal d’en Moro.

Si estamos muy motivados y queremos continuar nuestro camino en kayak, podemos ampliar el recorrido y llegar a las playas de la costa de Menorca: playas de Tamarells Nord y Tamarells Sud. Eso sí, esto supondrá 2 horas más de recorrido (tiempo que deberás tener en cuenta a la hora de calcular las horas de luz de las que dispones para realizar la travesía).

Si te animas a llegar hasta este punto podrás visitar la base de la Torre de Rambla (una torre de defensa inglesa que podemos encontrar en el cabo de Rambla).

Por supuesto, también puedes llegar a la isla y, simplemente, relajarte en sus costas planeando pasar un tranquilo día de sol y playa. O, si te apetece, aprovechar la ocasión para practicar algún deporte marino como el snorkel porque, si eres un amante del mar, el paisaje que ofrecen sus aguas y la vida marina que se esconde entre la posidonia del lugar, te permitirá disfrutar de un espectáculo sin igual.

¿Cómo llegar a Illa d’en Colom en barco?

Para acceder a la Illa d’en Colom en barco, deberemos salir del puerto de Mahón en dirección SE dejando el muelle por estribor. Continuaremos por el puerto hasta llegar a mar abierto (hasta la Punta de Sant Carles).

Llegados a este punto, dejaremos el faro de San Carlos por estribor, y continuaremos a babor bordeando la costa (en dirección NE) por donde pasaremos La Mola y la Punta de S’Espero, para continuar en dirección NW (siempre navegando con la costa a babor).

Superaremos Cap Negre, la Punta de Sa Galera y, por último, la Punta de sa Cudia. A babor veremos un entrante por el que se accede a Es Grau y de frente tendremos Illa d’en Colom (la cual deberemos bordear por el N para fondear en su cara NW).

¿Quieres ir a Illa d’en Colom en barco?